del otro lado

del otro lado

 

Adriana Hoyos
DEL OTRO LADO
Colección: Poesía

ISBN: 978-84-946752-1-8
100 págs. 140 grs. 13,5 x 21,5 cm.
Encuadernación: rústica con solapas
C/IVA  12 € / S/IVA  11,54 €

ADRIANA HOYOS, nació en Bogotá, Colombia, y está radicada en España desde 1978. Ha fundado y codirige la productora La Huella del Gato, dedicada al desarrollo de proyectos cinematográficos y de publicidad, así como el Festival Visual Cine Novísimo. También se ha desempeñado como Directora de Comunicación de CIMA (Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales).
En 2014, asistió como invitada al IX Festival Internazionale di Poesia “Palabra en el Mundo” en Venecia y al Festival internacional de poesía Ditët e Naimit en Tetovo, Macedonia, y para la ocasión sus poemas fueron traducidos al italiano y al albanés. Reunidos en la Antología Zërat e Ujit (Macedonia, 2014 y 2015).
En 2015, su poema A una dama de Tsárskoye Seló resultó finalista en el II Premio Internacional de Poesía Jovellanos y se incluyó en el libro El mejor poema del mundo (Oviedo, 2015). En 2016, su participación en el festival Voix Vives, en Toledo, fue recogida en el volumen Voix Vives. De Mediterráneo en Mediterráneo (Madrid, 2016). En el mismo año, se recopilaron textos suyos en la antología colectiva Escritores recónditos (Barcelona, 2016), así como en la colección  Livre Pauvre (París, 2016) dirigida por Daniel Leuwers.
Ha publicado La torre sumergida (Barcelona, 2009) y La mirada desobediente (Madrid, 2013), que ya cuenta con una  traducción al italiano (Génova, 2016).

 

DEL OTRO LADO. La poesía del otro lado, de Adriana Hoyos nos traslada a escenarios cercanos, llenos de sensaciones, guiños e invitaciones que no deja de seducirnos y hacernos cómplices de sus sentimientos, todo a través de una voz personal, a veces, dura pero siempre con registros que nos eleva y nos hace partícipe de sus amores, demonios y sobre todo de su poesía que no deja de acariciarnos desde el primer versos hasta el último.

Libro que nos conmueve y no  defrauda.

¡Hay que leerlo!