Memoria y no

Memoria y no

Rafael Soler
MEMORIA Y NO
Colección
: Rayo Azul Poesía.
Novedad
ISBN
: 978-84-128506-2-8.
NºPágs: 108. Peso: 157grs. Medidas: 14x23cm.
Encuadernación: rústica con solapas.
C/IVA 15 € / S/IVA 14,42 €

Comprar en:

Rafael Soler (Valencia, 1947). Poeta y narrador. Ha trabajado durante más de treinta años como profesor titular en la Universidad Politécnica de Madrid. Ha publicado seis libros de poesía: Los sitios interiores (1980, accésit del Premio Juan Ramón Jiménez), Maneras de volver (2009), Las cartas que debía (2011), Ácido almíbar (2014, Premio de la Crítica Literaria Valenciana) No eres nadie hasta que te disparan (2016) y Las razones del hombre delgado (2021), así como la antología personal La vida en un puño (2012) y las antologías Leer después de quemar (2018) y Demasiado cristal para esta piedra (2022), al cuidado de Lucía Comba. Vivir es un asunto personal. Poesía (2021) recoge su obra completa hasta la publicación del presente libro. Autor también de seis novelas y dos libros de relatos.
Ha sido invitado a leer sus poemas en más de quince países, y libros suyos de poesía han sido publicados en Hungría, Japón, Italia, Estados Unidos, Ecuador, Paraguay, Bolivia, Honduras, Perú y Francia.

Memoria y no. El poeta Rafael Soler vuelve a sorprender con la publicación, en la exquisita colección de poesía Rayo azul (Huerga y Fierro), de su último poemario Memoria y no, donde hace gala de su saber poético, sabedor y gran conocedor de su oficio, para sustentar sobre tres pilares esta obra: A reloj candente podríamos decir, Limpieza semanal con cuchillo y Pabellón cinco, al viento de los manteles, bajo el palio del título Memoria y no… O lo que es lo mismo: evocación, sugerencia y ritmo: domina el saber poético, no hay ninguna duda: su poesía está cimentada bajo la memoria, su mirada y el lenguaje, con él se bate el cobre. ¡Ah, su poesía, ese verso con erudición! Toda ella es pues como una jaula abierta y dorada que regresa al bosque a buscar personas lectoras, que disfrutarán leyendo estos versos cincelados por orfebre, pues: “tan solo el mar tiene memoria”.