La genealogía del vacío. Autobiografía del desconsuelo III (1994-1999)

La genealogía del vacío. Autobiografía del desconsuelo III (1994-1999)

José Infante
La genealogía del vacío
Autobiografía del desconsuelo III (1994-1999)
Colección
: La rama dorada. (Ensayo literario).
Novedad
ISBN
: 978-84-127280-5-7.
NºPágs: 256. Peso: 357grs. Medidas: 14x22cm.
Encuadernación: rústica con solapas.
C/IVA 18€ / S/IVA 17,31€

Comprar en:

JOSÉ INFANTE (Málaga, 1946). Estudios de Derecho, Filosofía y Letras y Ciencias de la Información. Comenzó su carrera periodística en el diario malagueño Sol de España. Trabajó durante 37 años en Televisión Española, El Dominical Informativo, Informe Semanal, Documentos TV, y como director y realizador de diversos programas especiales, El Sol de Flandes, El regreso de don Geraldo, 90 años en busca de la diosa, El Camino de España, etc.
En poesía ha publicado una veintena de libros, entre ellos Elegía y No, El don de lo invisible, La casa vacía, Días sin música, Solo queda una sombra y las recopilaciones Poesía 1969-1989 y Elegías y Meditaciones. Ha publicado también Antonio Gala, un hombre aparte, las novelas, Victoria Eugenia de Battenberg. Un amor traicionado y La Musa oculta de Goya. Una sonrisa que esconde una tragedia, Los fantasmas de Eulalia y el ensayo histórico ¿Reinará Felipe VI? La última oportunidad de los Borbones.
Ha sido galardonado con los Premios, Adonáis, Cáceres. Patrimonio de la Humanidad de Poesía, Laurel Poético Ibn Al Jatib, Aljabibe, Premio Andalucía de la Crítica de Poesía, Nacional José Hierro, Ciudad de Córdoba, Ricardo Molina y Ciudad de Cabra. Es numerario de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo. En abril de 2015 le fue otorgada la Medalla de Oro del Ateneo de Málaga.

LA GENEALOGÍA DEL VACÍO. AUTOBIOGRAFÍA DEL DESCONSUELO III (1994-1999) Este libro, se acoge, como las anteriores entregas a la figura de Cioran, cuya inspiración y huella se observa a través de sus páginas. El nihilismo del filósofo está muy presente en la formulación general del pensamiento de Infante, que sin perder la fascinación por la imagen y el desahogo emocional, se acoge, de nuevo, al desfallecimiento vital que preconizaba el filósofo rumano.